ActualidadSalud & Bienestar

Día nacional de la donación de órganos y tejidos

Desde 1998, el 30 de mayo se celebra el Día nacional de la donación de órganos. La fecha se propuso por el nacimiento del hijo de la primera paciente que dio a luz después de haber recibido un trasplante hepático en un hospital público, lo que representa la posibilidad de vivir y dar vida después de un trasplante.

Por este motivo el mes de mayo se presenta como una oportunidad para estimular la conciencia sobre el valor de la donación de órganos y tejidos para trasplante y reflexionar acerca de un problema de salud que afecta a numerosos ciudadanos de nuestro país.

La concreción del trasplante es posible gracias a la participación de la sociedad representada en el acto de donar, a la intervención de los establecimientos hospitalarios y a los organismos provinciales de procuración pertenecientes al sistema sanitario argentino.

En distintas localidades del país durante la jornada se realizan actividades para concientizar sobre el tema.

Recordemos que la fecha fue establecida en homenaje al nacimiento de Dante, hijo de una mujer que recibió un trasplante hepático en el hospital público Dr. Cosme Argerich, lo que le representó la posibilidad de dar vida. Fue declarado este día el 6 de octubre de 1997.

La donación de órganos permite no sólo salvar seres humanos o mejorar su calidad de vida, sino también continuar el ciclo vital. Para alentar las actitudes solidarias se realizan actividades alusivas en todo el país.

Los establecimientos sanitarios ocuparon un rol estratégico y la intervención de la comunidad hospitalaria fue determinante para lograr estos resultados.

Sobre el proceso de donación y trasplante

La donación de órganos es un acto voluntario, altruista y solidario, y sólo es posible cuando una persona fallece por muerte encefálica en una terapia intensiva de un hospital. Los órganos que pueden ser donados son: riñones, corazón, páncreas, hígado, pulmones e intestino; y también los tejidos. En caso de que la muerte de la persona se produzca por paro cardiorrespiratorio sólo podrá ser donante de tejidos.

¿Quiénes pueden ser donante de órganos?

Gracias a la nueva normativa, llamada “Ley Justina”, Nº 24.447, se establece que todos somos donantes, salvo que expresemos lo contrario. Fue reglamentada y publicada en el boletín oficial el 7 de enero de este año. Hasta el momento las estadísticas en cuanto a los trasplantes realizados en el país aumentaron históricamente: en 2018 hubo 730 trasplantes y en lo que va de 2019 se realizaron 690 trasplantes.


Justina Lo Cane, la niña que falleció esperando un trasplante de corazón

¿La donación de órganos modifica la apariencia de la persona fallecida?

No. Los órganos se extraen mediante un procedimiento quirúrgico que no altera el aspecto externo del cuerpo, que es tratado con suma consideración y profundo respeto.

¿Cómo se distribuyen los órganos donados?

Existe una lista de espera única en todo el país para cada tipo de órgano, controlada y fiscalizada por el Incucai. La asignación de órganos y tejidos se hace exclusivamente en base a criterios médicos objetivos: la urgencia según la gravedad del paciente, la compatibilidad entre donante y receptor, la oportunidad del trasplante, el tiempo en lista de espera y demás criterios médicos aceptados. Este sistema asegura la equidad y transparencia en la distribución.

¿Cuál es la posición de las religiones en relación a la donación de órganos?

La mayoría de las religiones se han pronunciado a favor de la donación de órganos y tejidos como un acto de solidaridad con la comunidad.

¿Se pueden donar órganos en vida?

Sólo ante una necesidad extrema, frente a la falta de donantes cadavéricos, se plantea la posibilidad del donante vivo, debiendo existir un vínculo familiar de acuerdo a la legislación vigente. Esta alternativa se refiere únicamente al caso de trasplantes renales y hepáticos. El órgano más común que se dona en vida es el riñón, ya que una persona puede desarrollar una vida normal con un solo riñón en funcionamiento. Parte del hígado también puede ser trasplantado. La donación de órganos entre familiares está permitida exclusivamente cuando se estima que no afectará la salud del donante y existan perspectivas de éxito para el receptor.

La Fundación “Justina”

Paola Stello, mamá de Justina Lo Cane, la niña que falleció esperando un trasplante de corazón, supo canalizar el dolor en trabajo comprometido, en acción concreta. Fue así que pensando que “la muerte de Justina no fue en vano”, creó junto a un número de colaboradores la Fundación Justina, a través de la que se logró sancionar la Ley Justina según la cual todas las personas mayores de 18 años, a menos que hayan expresado lo contrario, son donantes de órganos.

Leer Más

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Close