#BaresNotablesActualidad

Las Violetas

Iniciamos hoy, desde #JotaPosta, una nueva sección donde mostraremos desde dentro los Bares Notables que acobija nuestra querida Buenos Aires.

Se tratará de una reseña y un paseo virtual por cada uno de esos lugares que, a lo largo de la historia, han marcado a fuego cada barrio, cada calle, cada rincón porteño.

Vamos a sentarnos en mesas icónicas donde, alguna vez, grandes personajes compartieron una charla, un café, un minuto de reflexión acaso.

En nuestra primera entrega viajamos al barrio de Almagro. La esquina de Medrano y Avenida Rivadavia es el punto de encuentro. Una ochava majestuosa, con sus vidrieras y puertas de vidrios curvos, sus vitrales franceses y sus pisos de mármol italiano nos dan la bienvenida.

Una placa en su pared avisa que el edificio fue declarado “Lugar histórico de la Ciudad” en 1998 por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. Y el cartel enorme que decora la facha nos presenta su nombre: “Las Violetas”.

Un tradicional café porteño que albergó la presencia de grandes nombres y tuvo acaso, el triste destino de ser uno de los espacios físicos que las Abuelas de Plaza de Mayo solían escoger, clandestinamente claro, simulando festejar algún cumpleaños, para buscar formas de recuperar a sus nietos secuestrados-desaparecidos, durante la dictadura militar.

Pero volvamos en el tiempo para conocer su historia. Corre el año 1880 y la avenida Rivadavia es ahora un camino de carretas, une la Plaza de Mayo con el oeste lejano hacia Flores.

Durante la epidemia de fiebre amarilla en 1870 la gente de clase pudiente buscó refugio en las zonas altas, entre ellas Flores, lugar de veraneo, unida a la ciudad por el Ferrocarril Oeste.

La prosperidad económica de la década desencadena una enorme expansión de la ciudad y sus alrededores. Florecieron los nuevos edificios, los negocios. La ciudad quiere dejar de ser “la gran aldea”.

Aunque la esquina de Medrano y Rivadavia está a sólo 4 Km. de la Plaza de Mayo, era un lugar “donde el diablo perdió el poncho”.

Allí entonces se instalaría una confitería, con doradas arañas y mármoles italianos. El día de la inauguración, un 21 de Septiembre de 1884, hasta el ministro Carlos Pellegrini, futuro presidente del país, se hizo presente transportado por un tranvía especial acompañado por muchos de sus distinguidos amigos.

Sus mesas fueron lugar de encuentro de artistas y escritores entre ellos Roberto Arlt y politicos de la época.

Pero es alrededor de la década de 1920 cuando se construyó el actual edificio. Hoy con sus vitrales restaurados que, en sus tiempos, fueron concebidos para adornar y alegrar el ambiente grato de un café de aquellos tiempos, donde la gente iba a pasar momentos de esparcimiento en un ámbito selecto.

2001 Año de Remodelación

Las Violetas fue recuperada desde casi cero. El revestimiento de madera (boiserie), debió ser restaurado y lustrado en su totalidad. Incluso en varios lugares faltaban paneles de marqueteria o estaban dañados de forma que hacia imposible su recuperación y hubo que realizarlos a nuevo, imitando los originales.

Se recuperaron la totalidad de las suntuosas arañas a las que se hizo un proceso de pulido, laqueado y reposición de piezas faltantes o dañadas.

También hubo que mandar a fabricar y tallar su dibujo original en gran cantidad de los caireles de cristal tallados a mano.El mismo proceso se siguió con los apliques de pared y con los anillos de bronce que rodean cada una de las columnas.

El cielo razo estucado se conservó, reparando los sectores que se encontraban dañados.El piso fue imposible de recuperar debido a su gran deterioro, pero se mandó a fabricar respetando tamaño, forma y colores originales, y luego, su antigua forma de colocación. Se incorporaron también sanitarios para discapacitados.

En cuanto a las mesas y sillas, se optó por un tapizado bordo oscuro y en algunas de las mesas se colocó una tapa de mármol de Carrara como en sus épocas anteriores.La fachada fue conservada en su totalidad manteniendose sus mármoles originales.

Los trabajos de restauración llevaron unos seis meses de tareas de investigación y tramitaciones municipales en el área de patrimonio histórico.

El Dato

Cuenta la leyenda que una tarde, como habitualmente lo hacía, llega el famoso Irineo Leguisamo a Las Violetas. Al acercarse el mozo, el jockey le consulta acerca de tortas y confituras. Como Leguisamo mostraba una especial predilección por el dulce de leche, el maestro pastelero de entonces, hábil profesional y fanático del turf, tiene la gran idea: inventa una torta en homenaje al maestro.

Y para que la historia no olvide este capítulo, la bautizó con su apellido. Conozca el secreto de “Leguisamo”. Estos son sus ingredientes: Base de pionono con dulce de leche, merengue, marrón glacé, crema de almendras y hojaldre con cobertura de fondán y chocolate. Un plato típico del lugar que todo visitante no puede dejar de probar al visitarlo.

GPS

Av. Rivadavia 3899 (Esquina Medrano)* Capital Federal – Buenos Aires Argentina
Tel. (0054-11) 4958-7387 / 4958-7388 / 4958-7389
e-mail: contacto@lasvioletas.com

Leer Más

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Ver también

Close
Close