Editorial

Ya sin Pan, nos Convidan sólo Circo

Uno de los edtiorialista que, se podría decir, se ubica en las antinomias del modelo de país del gobierno anterior, Roberto Pagni, cerró hace unos días atrás en uno de los medios oficialistas con mas tirada, La Nación, su editorial sobre el tema de los “Cuadernos de Centeno” con una frase determinante: ‘Si no hay pan, que haya circo’ y aclara que “El oficialismo piensa que si no mejora la economía, al menos se justifica con un proceso de transparencia”.

Sin dudas el tratamiento mediático que se ha dado a la aparición de los cuadernos de Centeno ameritan un análisis desde varios puntos de vistas. Debemos ponernos en una posición tal, que nuestra perspectiva no quede sesgada por ningún factor político externo. Algo así como que el árbol no nos tape el bosque.

No se trata de simpatías políticas, sino mas bien de una mirada critica al asunto, sin tantas pasiones y con bastante tinte de raciocinio. Es ineludible que, cualquier ciudadano, aborrece la existencia de la corrupción y pregone por que el culpable sean encarcelado y pague su culpa. Lo que no debemos permitir es la utilización política del asunto. Mediatizar la Justicia y, contraria a su propio fin, convertirla en mera verdugo olvidando su naturaleza.

La pregunta entonces es ¿Existe en la Justicia un sincero accionar contra la corrupción¿ ¿No se desvirtúa el mensaje cuando la balanza se inclina a un sólo sector político (aun teniendo éstos méritos para ser investigados)? ¿Es necesario centralizar en una sola bandera política las presuntas coimas si lo que se busca es una transparencia generalizada? ¿Acaso no desdibuja la buena voluntad de la nueva política el hecho de que ante situaciones similares (como la causa de aportes truchos por caso) quedan relegados a un segundo plano mediático-social?

Parece, al menos curioso, que ciertos acontecimientos jurídicos se den en medio de turbulencias en la gestión. Suena, al menos sospechoso, la aparición de los cuadernos dando lugar a insinuar que (cito una vez más a Pagni) “la forma y el momento en el que se produce la explosión del caso podría ser parte de una “extraordinaria operación de inteligencia“”.

Incluso comparto algunos de sus interrogantes ¿Para quién escribía? ¿Quién era su lector? ¿Por qué estalló ahora?.

Otro ápice interesante es la famosa figura del “arrepentido”. ¿Cuanto ayuda a la “transparencia” y cuanto embarra mas el panorama?. Parece raro (para no decir ilógico) que el ex CEO de Iecsa Ángelo Calcaterra (Primo de Mauricio Macri) asegure que “en 2013 y 2015 aportó dinero a las campañas electorales del ¿Frente para la Victoria?“. De ser verdad incluso es (una vez más) ilógico que haya quedado en libertad puesto haber confesado el pago de coimas.

En medio de la nebulosa de lo que debería ser un caso Judicial y su juego mediático-político, llegan los famosos “allanamientos mas anunciados de la historia legal Argentina”. ¿Que otro análisis, más que el factor mediático, cabe para contemplar lo realizado por el Juez Bonadio? incluso ¿qué eficacia pueden tener después de tanto tiempo y de haber sido tan anunciados? ¿Es necesario centrar en la escena el mero hecho de un desafuero a Cristina Fernández (sin contar que ya estuvo dos años sin ellos)? ¿O todo en un cerco mediático para que la agenda publica no recaiga en otras cuestiones como un dolar que se dispara y una inflación ya insostenible?

El “efecto sorpresa” de ir a un lugar para buscar pruebas que ayuden a reconstruir los delitos que se investigan, y que es lo que le da sentido a un allanamiento, quedó sin efecto desde el momento en el que los ciudadanos y la imputada nos enterábamos, casi, por cadena nacional.

Otra pregunta que queda flotando en el aire ¿Tendrá algún sentido estratégico para con la causa o todo se reduce a un mero enfrentamiento que Bonadio tiene con Cristina Kirchnner? Por ahora el tiempo guarda la respuesta.

Por otro lado, si bien el caso tiene un detalle, que en algunos medios revelan como trascendental, y es que toca por primera vez en gran dimensión al sector privado. Puesto que el líder de una empresa poderosa no tenía en mente ir preso. Puede quedar solo en el efecto (otra vez mediático). Porque el sistema se desdibuja y entra en otra bruma. Una reciente investigación del “Destape” (Los mismos que dieron a la luz los casos de aportantes truchos en Cambiemos) establece que varios directivos y familiares de empresarios de Techint, Tecpetrol, Esuco, Cartellone y Pescarmona (algunos de los cuales acordaron declarar como imputados colaboradores) aprovecharon el decreto por el que Mauricio Macri modificó la Ley de Blanqueo blanquearon cuantiosas cifras en dólares.

Un nuevo interrogante se asoma ¿Cuanto de honestidad brutal tienen esos arrepentimientos y acaso que cuota parte corresponde al de sumar malabares a un circo que crece de forma esporádica? ¿Resulta que sólo la parte que involucra a los cuadernos rememora ese empresario y olvida que el actual gobierno ayudó a declarar grandes sumas de dineros de origen (cuanto menos) irregular?

Una pata mas de como este marañaje político-judicial-mediático queda a medio camino de una verdad impoluta: Se pide orca y hoguera a la mayor contrincante en las urnas del actual presidente. Se vuelve a utilizar un grieta de manera sistemática y prolija para exacerbar, en una parte de la población, un odio recalcitrante a un sujeto.

Se personaliza, de forma intencionada, un asunto que debería tener horizontes que sobrepasen la figura humana y ataque a un conjunto. La corrupción no es CFK, en el mejor de los casos, es el conjunto todo de un esquema de política que involucra a muchos, independientes de camisetas particulares.

¿No vale lo mismo, en el sentido de Justicia, que se guarden en bolsos o cuentas offshore en el extranjero? ¿Importa si esa plata viene de coimas o de negociados de deudas privadas con el estado? ¿Porque en otras latitudes primeros funcionarios han sido destituidos tras los escándalos de los PanamaPaPers y acá pasó como si nada?

Todo esto, dista de ser un primer paso para ese país que todos añoramos, con Justicia Social y Cívica. De nada sirve escuchar a los defensores de la moral embestir cuando se trata del otro, mientras en el placar aun guardan oscuros secretos. Poco importan ya los resultados de una Justicia que se ensucia, se mancha con intereses políticos y escapa de su naturaleza real. ¿Que interés puede tener que el acusado termine en la horca si el verdugo esta aun más sucio?.

Lo insinuó Pagni en su columna, el pan ya es inexistente, sólo resta entonces que nos den circo, del berreta, pero circo al fin.

Leer Más

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Close