Actualidad

#CuadernosGloria: Analizamos Caligráficamente la Personalidad de Centeno

Sin dudas unos de los temas de los últimos días es el de los famosos #CuadernosGloria. Una investigación que surgió del Diario La Nación donde da cuenta de una serie de anotaciones que Oscar Centeno, el exchofer del ex número dos de Julio De Vido, Roberto Baratta, y en los cuales recopiló supuestos detalles del manejo de dinero negro durante el kirchnerismo.

Esta noticia derivó en una investigación que tiene a su cargo el juez Claudio Bonadío.

Si bien en un principio el “chofer arrepentido” había asegurado que tenía los cuadernos en su poder frente al fiscal Stornelli, días después se desdijo y ante el mencionado Juez aseguró: “Los quemé en la parrilla del fondo de mi casa”.

Por ahora en la causa solo existen fotocopias de los presuntos cuadernos y mientras la justicia dirime si alguna vez existieron los originales, si los allí nombrados son culpables o inocentes y demás cuestiones, en #JotaPosta realizamos un análisis profesional sobre la letra de Centeno, dado que es el único detalle, hasta el momento aseverado, (NR: en la cuausa consta que el ex chofer admitió que los cuadernos eran de su propiedad y fueron escritos por él).

A través de la Doctora Silvia Elena Vernengo Prack (Matricula 391 C.G.R.A), experta en pericias grafologías Judiciales, Eneagrama, números y caracterología, nuestro portal realizó un cuidadoso examen de los seis cuadernos publicados en los medios, permitiendo una mirada profesional sobre la personalidad de Centeno.

Lo primero que observa la perito es una diferencia en los tamaños de las letras, producto de los diferentes cuadernos utilizados. De esta forma se detalla que cuando lo hace en imprenta la letra es más pequeña e ilegible, ocupando la tercera parte del cuadriculado. En tanto en el cuaderno rayado es mediana y está en manuscrita, haciéndola ligeramente mas grande.

El adaptarse a los espacios es una característica de su personalidad. En ambos casos vemos una escritura proporcionada, las partes constitutivas de las mismas, presentan desigualdades rítmicas, pero no desequilibrios ni desplazamientos anormales.

En una observación precisa se desprende que en los trazos se perciben serpentinas, propias de su nerviosismo constante. Hay en el escrito energía, intensidad, vivacidad y rapidez en la ejecución.

Se visibiliza frialdad , impasibidad y desconfianza. Ausencia de calor y simpatía. Ocultación de sentimiento de culpabilidad que le produce sequedad, dureza de carácter altivo.

También se denota aflicción moral. Remordimientos, descontento de sí mismo y de los demás. Teme por cierta tendencia a dejarse influir. Esto puede acarrearle neurastenia y/o neurosis.

Uno de los detalles de la escritura son las separaciones en silabas de las palabras, la experta confirma que esto obedece a que, quizás sin quererlo, intenta concientizar para sí lo escrito. Se destaca que es detallista y se cuida como lo hace con sus objetivos.

En el aspecto personal el análisis aprecia las jambas muy largas, es decir las terminaciones (lo que normalmente llamamos “panza”) de ciertas letras como la “G” o la “J”, que indican sexualidad (NR: confirmado por tener 15 hijos). Es una escritura concentrada, donde las letras están unidas, que indican su acción constante, tal actitud es valorada por quienes lo contratan.

Solo hay espacio entre palabras que indican cuida su intimidad. Describe un ser con necesidad de proximidad hacia personas y objetos de relación cotidiana que no posee. Incluso se conjetura que no cuenta con sus más allegados, de allí su separación entre palabras.

Vernengo observa que en las narraciones sólo hay descripciones, detalles precisos, ordenamiento y exactitud. Lo que implica una apreciación objetiva de los hechos, carece de opinión (no dice que le pasa a él, que siente al realizar determina tarea o ver determinados movimientos).

La letra refleja una escritura veloz y rápida. Se denotan tendencias egocéntricas, taciturnidad y desconfianza. Incluso opresión angustiosa con crispaciones nerviosas frecuentes.

 

Foto Gentileza La Nación

Para el final, la grafóloga, tomó en cuenta los números que aparecen e hizo hincapié en ellos, arrojando una personalidad mas bien despreocupada que osada, con actitud de desprendimiento, reservado y que simula generosidad.

En resumen, la profesional, detalla que la persona que escribe vive insatisfecha, temerosa de la realidad y presume que puede quedarse mucho tiempo conviviendo con sus angustias.

En definitiva si Centeno es culpable o no, si son acasos reales o inverosímiles sus escritos, si aquellos que señala formaron parte de una organización mafiosa y cobraron coimas lo determinará la Justicia.

Desde #JotaPosta nos limitamos a replicar un análisis técnico y científico, carente de inducciones políticas u otras intenciones más que la de informar. Te mostramos, como siempre, un análisis diferente. Una mirada distinta del tema que abarco las noticias y continuará, seguramente, siendo parte de la agenda pública. Ahora es tiempo de que vos saque tus propias conclusiones.

 

 

 

 

 

 

Leer Más

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Este sitio usa MATA-HOYGAN para eliminar el Lenguaje HOYGAN y Censurar el Lenguaje Obsceno.

Close