Apostillas de la Vida Cotidiana

Inventos que no Nunca Avanzaron Tecnológicamente

Pese a los diferentes avances técnologicos y la modernidad, existen inventos que utilizamos en nuestra vida cotidiana que parecen resistir al avance y se ríen de las renovaciones, como sabiendo que no hay paso del tiempo que puedan derrocarlos.

En esta oportunidad en #JotaPosta te mostraremos una serie de objetos que mantienen la simpleza y no perduran sin grandes avances, ayunos de todo tipo de mejoras, adicionales técnicos o mecánicos ni siquiera aplicaciones que los modernicen.

#El Paraguas
Un objeto simple formado por una superficie cóncava desplegable, normalmente de tela impermeable o plástico, sujeta a una estructura de varillas dispuestas alrededor de un eje central rematado en uno de sus extremos por una contera que le sirve de apoyo, y por el otro lado terminado en un mango o puño, adecuado para llevarlo con una mano.

Algunos creen que fue inventado por Lu Mei, una joven que había retado a su hermano a idear algo que les protegiese de la lluvia. En una noche, Lu Mei construyó un bastón del que pendían 32 varillas de bambú cubiertas de tela. Lo cierto es que el paraguas ya existía en China en el siglo XI a. C. De allí pasó a Egipto y Grecia, donde fue usado como sombrilla. Tras la caída del Imperio Romano, desapareció hasta finales del siglo XV, cuando resurgió en Francia como objeto de lujo. El químico escocés Charles Macintosh presentó en 1823 el primero impermeable.

Desde entonces dependemos (muchas veces sin suerte) de una simple tela impermeable para soportar la lluvia. Sabemos clonar, reconstruir ADN pero acaso desconocemos de otro método, todavía, que nos evite mojarnos.

#El Limpiaparabrisas
Creación de la poco reconocida norteamericana Mary Anderson (cuando ni siquiera los automóviles eran populares en 1905) consiste de un brazo, que puede girar en torno a uno de sus extremos y con un largo borde de goma adosado a uno de sus lados. El brazo es movido en sentido oscilatorio sobre el vidrio, desplazando el agua de la superficie.

Si bien en 1964 el doctor en ingeniería eléctrica Robert Kearns ideo el limpiaparabrisas intermitente no hubo mayores avances. La tecnología parece sucumbir cuando se trata de combatir la lluvia. No existe, pese a las innumerables mejoras tecnológicas que tienen los vehículos actualmente, otro método que el de la varilla y la goma para despejar el agua. Estamos más cerca de ver el primer auto-volador que uno que haya incorporado otro sistema que no sea el de Anderson para mejorar la visibilidad en días de lluvia.

#La Cama
A lo largo de la historia los objetos de nuestra casa han cambiado. Desde el agujero en el patio para ir al baño hasta inodoros inteligentes de la china actual. Pasamos de enormes televisores de tubo a los mas finos aparatos que nos permiten ver en tercera dimensión. La cocina, la heladera y cualquier electrodoméstico han mejorado con el paso de los años. Menos uno: la cama.

Parafraseando al escritor Hernán Casciari “Todo lo que nos importa ha evolucionado menos la cama, la cama no. Dormir sigue siendo la misma mierda desde el siglo once”.

Y no se confunde, porque uno puede argumentar avances en el soporte (pasamos de dormir en costales de paja a un colchón forrado de plumas o resortes) pero el artefacto sigue siendo tosco. Enorme. Hay que ponerle sabanas, tenemos que disponer de dos o tres gruesas telas para aislar el frió. La almohada se calienta. Si dormimos acompañados padecemos sus ronquidos (o la otra persona los nuestros) y un largo etcétera.

¿Porque nunca se avanzo en este caso? Citamos otra vez a Casciari “Debería ser una cápsula gigante y hermética, sin sábanas ni frazada ni colchón de pluma. Fantaseo cada noche con un artefacto en el que mi cuerpo flota, desnudo y lánguido, siempre a una temperatura perfecta y con un leve sonido de fondo: el arrullo del mar, tres grillos en la distancia, los goles de Racing en la voz de Víctor Hugo…”

#Enhebrar una aguja
Si bien los metodes de remiendo de prendas y telas han sido modificandose a lo largo de la historia, todavía aun se sigue necesitando la accion de enhebrar para comenzar con las tareas de costuras.

Y pese a que tenemos desde sabores en cubos hasta teléfonos que nos dicen cual es el clima en cualquier parte del mundo en tiempo real, nadie todavía invento alguna alternativa para pasar la punta del hilo en un agujero de radio milimétrico.

Sobre todo si tenemos en cuenta que la aguja se utiliza desde hace más de 20 mil años. Incluso puede citarse la existencia de “agujas con ojo” en tiempos de Jesucristo : “Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el reino de Dios.” (Ev. S. Marcos 10:25); aunque, para este tiempo, no fueran aún hechas de metal sino de madera o hueso.

 

Seguramente existen otros tantos, dejanos en los comentarios cual es para vos el artefacto que, pese a los avances de la tecnología, sigue siendo tan simple y acaso primitivo en su formación y/o diseño…

Show More

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Ver también

Close
Close