ActualidadAgenda Cultural

La Música como Pasaporte a la Magía

Caía la noche del Domingo. Las luces de la ciudad iluminan las calles, la gente se disputa entre estirar el fin de semana y resguardarse en espera de la llegada, inveitable, del rutirnario Lunes.

Los del primer grupo, o parte de ellos, deciden acercarse a “La Paila” . Allí el aroma de la comida norteña invita a quedarse. Ambiente ameno, un par de guitarras aguardan silenciosas en un escenario aun vacío. Las sillas de mimbres van ocupándose paulatinamente.

Acordes, ritmos comienzan a inundar el lugar de una armonía diferente. En #JotaPosta somos testigos privilegiados del momento. El ciclo “Ai Domingo”, que implica un espacio cultural para músicos y artistas que se desarrolla en el lugar, nos presenta a Ximena Antonio, cantautora nacional, rulos de color fuego, risa imborrable y su voz anunciando éste show como el previo al lanzamiento de su primer disco.

El Charango, instrumento indispensable si hablamos de Ximena, no se ausenta y sus cuerdas regalan momentos de nostalgia, sentimiento de pertenencia y un tono de alegría que sólo es capaz de emanar de aquel instrumento.

Los temas varían, el espacio-tiempo fluctúa a compás de Ximena, que amalgama los estados, las anécdotas, el humor y la música con un estilo particular. “Su” estilo podemos decir.

“Las canciones son diversas. Es un poco un viaje fantástico al pasado” nos comenta en un rato a solas. Habla del Show y también de su Disco, “Señorita Antonio”, que vera la luz en Noviembre próximo. “Todo apunta a la fantasía, es divertido y también quizás ochentoso” afirma y la sonrisa no se borra. Se ve que disfruta de su presente y sobre todo de su futuro.

“Siempre tuve el deseo de escribir mis canciones, pero como que no salían. Fue todo mágico. De repente un día comenzaron a fluir” cuenta al recordar el trabajo previo y la creación del futuro CD.

“Es un disco muy deseado, lo comenzamos a gestar hace años” rememora y da detalles “el Charango va a estar, habrá un Jazz, el formato es Banda y también escucharemos batería, bandaneon, trombones”.

Y entonces es momento de subir al escenario, pero no esta sola Ximena Antonio en el escenario. La segunda voz de Majo Valerio, es un bálsamo que hace llegar a orillas tranquilas, y el equipo se completó con la percusión de Cesar Valentino y Lucho Sellan en guitarra.

El domingo, a pesar de muchos, muestra vestigios de su final inexorable y la música se calla suavemente en el lugar. Las callecitas de Buenos Aires encuentra a los espectadores caminando rumbo al hogar, con la sensación de haber estado un instante en otra sintonía. Diferente, mágica, musical.

 

 

Un Poco Más…(mientras llega el Disco, disfutrá de “Elefantes”)

 

Show More

Related Articles

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Close